"El dialogo, el encuentro, son herramientas imprescindibles de la participación social"

Versión para impresión

fotoKorapilatuz.- Las entidades sociales que conformamos Korapilatuz hemos comenzado el nuevo curso con fuerzas renovadas. Renovamos nuestra preocupación y nuestra responsabilidad por las situaciones sociales que se producen en la comarca, una de las razones que nos lleva a reunirnos y colaborar a varias entidades sociales y profesionales de la comarca.

Estos años anteriores hemos llevado un intenso proceso de reflexión que nos ha conducido a diferentes temáticas en las que hemos tratado de incidir e intervenir. Los temas son muchos y diversos por lo que las reflexiones no pueden cerrarse sino continuar en la búsqueda de la mejora vital de las personas de nuestra comarca. El pasado curso en unas jornadas tratamos de realizar una reflexión conjunta y abierta en relación al propio trabajo social y hacía dónde encaminarlo en lo colectivo y comunitario.


Trabajamos en la consecución del empadronamiento para las personas sin recursos a las que la falta de éste les deja en una situación de vulnerabilidad. En estos momentos la falta de empadronamiento deja a las personas sin derechos como el cobro de las ayudas y prestaciones económicas, la sanidad, a recoger alimentos, etc.. Es un verdadero impedimento que frena los procesos de inserción social.

Este es un tema que ha quedado pendiente y que hemos trasladado en la reunión que mantuvimos con el nuevo Delegado de Bienestar Social este mes pasado. Encontramos una nueva actitud positiva en el nuevo responsable al que además del problema con el empadronamiento le traslademos nuestra preocupación por la situación de la atención primaria y una falta de desarrollo comunitario integral. Creemos que hay que ir más allá de la urgencia, si bien esta es necesario cubrirla y hacerlo inmediatamente, hay que dar soluciones más duraderas que generen una situación que nos permita superar las necesidades de las personas en una sociedad más justa.

El primer tema que queremos tratar este curso es el del nuevo proceso de Presupuestos Participativos.

Sobre este tema opinamos que tan importante como la participación de la ciudadanía en los presupuestos participativos es que la ciudadanía hable sobre las propuestas y llegue a consensos a partir del dialogo.

El dialogo, el encuentro, son herramientas imprescindibles de la participación social y aunque la búsqueda de la participación a través de Internet es una vía facilitadora de la participación rápida y de un grupo de personas que tienen acceso a las redes, no podemos prescindir de la presencia, del trabajo y dialogo en grupo y de la metodología del consenso tan necesaria para conseguir cotas de mayor democracia.

Si bien siempre hay que dar opciones a todos los medios, tanto virtuales como presenciales, entendemos que la prioridad ha de ser la presencial por lo ya expuesto. Cuando se prioriza Internet hay que tener en cuenta la brecha digital tanto en las personas que por falta de recursos no pueden acceder a las redes como las personas mayores que desconocen este mundo y no se acercan a él. Por esto si hay que potenciar algo es el dialogo común, el consenso, al igual que habrá que analizar los porqués de una baja participación en las reuniones, en el caso de los y las jóvenes nula, y ver que hay que hacer para motivarles, para adquirir el hábito de la participación desde lo colectivo, desde el compartir con otros y otras jóvenes, desde la exposición, la escucha y el consenso. Creemos que hay que darle valor al proceso en si mismo y no quedarse en el fin, presupuestar y gastar un dinero.

Debemos buscar la pedagogía de la participación dando valor a las personas. Esto no es posible hacerlo en un proceso de unos meses. Vemos con preocupación como mayoritariamente las propuestas están orientadas a cubrir necesidades urbanísticas, que si bien hay que resolver, hay que ver donde debe está la prioridad y esta, en nuestra opinión, está en las personas, buscando las necesidades de nuestros y nuestras vecinas con propuestas orientadas a recursos y servicios encauzados a cubrir las muchas necesidades sociales de las personas que son necesarias en estos momentos. Y hay que hacerlo con conocimiento y este viene del dialogo, el debate y el consenso y no únicamente de una loable inquietud social colectiva dando paso a situaciones como la de la furgoneta para el reparto de alimentos del pasado proceso donde se primó solo la buena voluntad de las personas que ejercieron el voto y que al final ha sido imposible llevar a cabo.

La participación es dialogo, dialogo es consenso, consenso es democracia y entendemos que es objetivo irrenunciable de los presupuestos participativos.

Etiquetas: